• 55 60 76 65 11 Agende su cita
  • contacto@centroftalmologicointegral.com

En los pacientes con hipermetropía, las imágenes se enfocan, por detrás de la retina, por lo que los pacientes ven borroso de cerca y un poco mejor de lejos.

La mayor parte de los niños son hipermétropes al nacer (hipermetropía fisiológica), un defecto que se va corrigiendo a medida que se desarrolla el ojo, y suele desaparecer sobre los 6 años. Es importante hacer revisiones periódicas, sobre todo en niños con antecedentes familiares, para detectar y tratar en caso necesario y evitar la ambliopía, que es la falta de desarrollo de la visión por una inadecuada estimulación.

Es aconsejable que las personas ya diagnosticadas sigan revisando su visión una vez al año, ya que la hipermetropía puede estar asociada a otras enfermedades, como el glaucoma.


¿Cómo se trata?


El tratamiento es similar al resto de las ametropías (miopía, astigmatismo).

En casos leves, los lentes de armazón, en casos más severos, lentes de contacto. Los niños deben ser valorado cuidadosamente por un oftalmólogo antes de cualquier tratamiento óptico.

En pacientes mayores de 18 años, la cirugía refractiva es una opción eficaz, ya sea con láser excímer (lasik, PRK) o lentes intraoculares o fáquicos.